13 alimentos prohibidos para el intestino irritable

Qué es el síndrome del intestino irritable

Es un trastorno del intestino grueso que causa dolor abdominal y cambios en la función de los intestinos, produciendo estreñimiento o diarreas. Aún no se conocen las causas exactas de esta afección, aunque en algunos casos se puede presentar luego de infecciones intestinales parasitarias o bacterianas.

Igualmente, se considera que este síndrome puede ser causado por altos niveles de estrés porque puede causar que el intestino se contraiga más y se vuelva más sensible. La patología es mucho más frecuente en las mujeres que los hombres, apareciendo generalmente antes de los 35 años.

Algunos de los síntomas más comunes y persistentes del síndrome del intestino irritable, son:

  • Cólicos, hinchazón y/o dolor abdominal cuando se realizan las evacuaciones intestinales.
  • Cambios en la frecuencia de realizar las evacuaciones.
  • Alternancia de episodios de diarrea y estreñimiento.
  • Fatiga, ansiedad y depresión.
  • Aumento de gases y de mucosidad en las heces.

Muchos de estos síntomas se desencadenan debido al consumo de algunos alimentos como los lácteos, cítricos, legumbres como el frijol y trigo, entre otros. También es posible tener episodios agudos del trastorno cuando la persona está sometida a mayores niveles de estrés.

Características de una dieta para el síndrome del intestino irritable

Cada persona tiene características particulares, por lo que es conveniente que el plan nutricional sea diseñado por un especialista. Sin embargo, se ha determinado que algunos alimentos pueden favorecer o empeorar los síntomas del intestino irritable.

Se recomienda consumir una mayor cantidad de fibra soluble en la dieta porque ayuda a aliviar los síntomas. Esta se debe incorporar de forma gradual a la alimentación, porque una gran cantidad puede generar gases y agravar el síndrome.

También es recomendable evitar todos los alimentos que contengan gluten como el trigo, cebada y centeno, entre otros. Además, se ha comprobado que una dieta baja en alimentos FODMAP es efectiva en el manejo del síndrome del intestino irritable.

Los alimentos FODMAP son aquellos que contienen fructosa, polioles (sorbitol, xilitol, entre otros), lactosa, y algunas fibras (fructanos y galactanos). Los mismos se fermentan en el colon, causando hinchazón y gases así como dolor abdominal.

LEER TAMBIÉN  12 alimentos prohibidos para el intestino permeable

Algunos de estos alimentos son los lácteos, legumbres, alimentos con gluten, miel y diversos edulcorantes que contienen sorbitol y xilitol. También distintas frutas como la manzana y el melón así como hortalizas entre las que destacan la cebolla, los espárragos y las coles.

Si quieres conocer cuáles de estos y otros alimentos están desaconsejados para personas con intestino irritable, a continuación encontrarás un listado con los 13 alimentos prohibidos para los pacientes con esta patología:

Café

El café, además de ser un irritante del intestino, es un estimulante para ir al baño, lo que no es beneficioso para algunas clases de SII. Ocasionalmente, se puede consumir descafeinado. 

Además del café, también deben eliminarse de la dieta aquellos productos con cafeína, como algunos refrescos y estimulantes.

Alimentos altos en grasas

Las personas con esta patología también deben evitar alimentos altos en grasas, como fritos, pizzas, bollería o embutidos. Las cantidades altas de grasa pueden intensificar las contracciones intestinales, además de causar acidez. Las grasas relajan la válvula que bloquea el paso de los ácidos al esófago y, de este modo, se abre causando malestar e indigestión.

Como recomendación general para pacientes de colon irritable, es aconsejable evitar los alimentos altos en grasas y cocinar los alimentos priorizando la plancha o el vapor.

Leche y derivados lácteos

La leche y los derivados de la leche tienen varios componentes que no sientan bien a pacientes del síndrome del colon irritable: las grasas, la lactosa y la caseína. Aún no siendo intolerantes, la reducción en el consumo de estos alimentos puede ser beneficioso para personas con esta patología.

Como alternativa está la bebida vegetal, de almendras o arroz, todas sin azúcares añadidos. La leche de soja no sería la mejor opción, puesto que puede producir flatulencias.

Entre los derivados lácteos a evitar estarían los helados, la nata, los quesos y los yogures. También algunas salsas pueden llevar leche. Para sustituir estos alimentos, se pueden encontrar alternativas vegetales del mismo modo que con la leche.

Edulcorantes artificiales

Manitol, sorbitol, xilitol y la mayoría de edulcorantes acabados en “tol” son polioles que se usan ampliamente en la industria alimentaria y que son perjudiciales para el SII. Estos entrarían dentro de la dieta que reduce el contenido de FODMAP, mencionada anteriormente.

LEER TAMBIÉN  9 alimentos prohibidos para fisuras anales

Estos edulcorantes se incluyen en muchos alimentos procesados, bebidas edulcoradas, etiquetadas como “light” o “sin azúcar”. Frutas como las peras o las ciruelas pasas también contienen sorbitol de forma natural. Los edulcorantes artificiales pueden causar síntomas variados como gases, estreñimiento o diarrea.

Igual que con los polioles, la fructosa puede causar problemas digestivos. Por ejemplo, muchos siropes y mermeladas sustituyen el azúcar con fructosa y eso hace que sean muy difíciles de digerir. Algunos productos que tenemos dentro de la dieta normal también tienen cantidades altas de fructosa: la miel, las frutas deshidratadas o los zumos.

Debido a ello, la recomendación es eliminar el azúcar y los edulcorantes o añadir algo de azúcar (sacarosa) en lugar de usar edulcorantes, siempre en pequeñas cantidades y sin refinar.

Bebidas gaseosas

Las bebidas gaseosas tienen muchos elementos perjudiciales para personas con colon irritable, como azúcares o edulcorantes, conservantes o jarabe de glucosa. Además, el gas puede aumentar la hinchazón y las flatulencias. 

Dentro de este apartado, las peores son las energizantes, pues la cafeína y los estimulantes irritan el intestino.

Frutos secos

La fibra insoluble en algunos frutos secos, como los anacardos o los pistachos, pueden agravar los síntomas de las personas que padecen síndrome del colon irritable. Además, normalmente tienen muchas grasas que, a pesar de ser saludables, en exceso tampoco benefician a estos pacientes.

Entre los frutos secos, se recomienda escoger las almendras, las semillas de chía, las pipas de calabaza o las nueces, con moderación, ya que son las más bajas en FODMAP.

Legumbres

Las semillas de las leguminosas son una excelente fuente de proteína y fibra, pero están también en la lista de alimentos que deben consumirse esporádicamente, pues pueden aumentar los síntomas de gases e hinchazón.

Normalmente, se recomienda consumir una o dos veces por semana y en cantidades no muy grandes lentejas enlatadas y garbanzos, que son las que mejor procesan las personas con esta patología

Algunas verduras

Se recomienda comer verduras por su aporte en vitaminas, minerales y fibra, aunque es preferible hervirlas o hacerlas al horno. Consumir verduras crudas, especialmente las de hoja como la lechuga, empeora la digestión de las personas con SII.

Sin embargo, algunas verduras es mejor evitarlas, pues pueden producir gases. Col, coliflor, coles de Bruselas, alcachofas, brócoli, puerros, cebolla y ajo, guisantes, pimientos y espárragos se encontrarían en este listado.

LEER TAMBIÉN  Beneficios de las conservas más populares

Picantes

Los alimentos picantes son especialmente perjudiciales para el intestino irritable, pues producen problemas digestivos y suelen ser parte de comidas altas en grasas que pueden empeorar los síntomas. Los platos de comida mexicana o el curry son algunos de estos alimentos prohibidos.

Chocolate

El chocolate puede causar tanto estreñimiento como diarrea, según la persona que lo tome. En general, la cafeína estimula los intestinos y, además, relaja la válvula del estómago. Esto puede causar acidez y, en ciertas cantidades, reflujo gastroesofágico.

Alcohol

El alcohol es un irritante gastrointestinal, especialmente con el estómago vacío. Consumirlo de forma ocasional y junto con otros alimentos que no pertenezcan este listado, puede ser una mejor opción. Sin embargo, la mayoría de especialistas recomiendan no consumirlo.

Carnes rojas

El cerdo, el cordero o la ternera pueden empeorar los síntomas de personas con colon irritable desde las 8 a las 12 horas siguientes a ingerir estos alimentos. El pollo y el pavo, carnes blancas, y los pescados son mejores opciones para pacientes de esta patología.

Ocasionalmente, pueden tomarse en pequeñas cantidades. Los especialistas recomiendan no hacerlo por la noche, pues la digestión sería más pesada, y consumirlas preferentemente a mediodía.

Trigo y alimentos con gluten

Aproximadamente la mitad de las personas que sufren de intestino irritable sienten intolerancia al gluten. El gluten es una proteína que se encuentra en algunos cereales como trigo o el centeno.

Muchos productos que se consumen habitualmente llevan gluten, como la salsa de soja, la cerveza o los ultraprocesados fabricados con harinas. Las golosinas, por ejemplo, llevan gluten y uno o varios edulcorantes artificiales. 

La recomendación es la de retirarlos de la dieta y probar alimentos sin gluten para ver si mejoran los síntomas y se facilita la digestión.