Alimentos prohibidos para diabéticos

La diabetes es una enfermedad crónica en la cual el cuerpo no puede controlar la cantidad de azúcar en la sangre. La insulina, una hormona producida por el páncreas, regula los niveles de glucosa, pero las personas con esta patología producen poca insulina, tienen resistencia a la misma o padecen ambos casos.

La alimentación de una persona con diabetes debe restringir algunos alimentos para controlar que la glucosa en sangre se encuentre en un nivel adecuado. No seguir unas pautas de régimen alimenticio puede implicar graves consecuencias.

Fundamentalmente, los diabéticos deberán evitar aquellos alimentos que elevan la glucosa, pues son los que pueden provocar hiperglucemia y dañar los riñones, el corazón y la retina. En caso de obesidad, deberán controlar también los niveles de grasa y reducir el volumen de sodio si tienen hipertensión arterial.

A continuación encontrarás un listado de alimentos prohibidos y de consumo restringido para las personas con esta condición médica:

Dulces con grandes cantidades de azúcar

Para las personas diabéticas, es primordial evitar este tipo de alimentos. No únicamente por el alto contenido en glucosa, sino por las grasas que pueden aportar. El sobrepeso es muy peligroso para las personas con esta patología.

El sobrepeso y la obesidad incrementan el riesgo de que la persona pase de diabetes Tipo 1 a diabetes Tipo 2. Si una persona ya tiene diabetes Tipo 2 y aumenta de peso, será aún más difícil que controle su nivel de azúcar en la sangre. 

Bebidas con azúcar añadido

El consumo de bebidas gaseosas, zumos industriales y otras bebidas azucaradas está prohibido para personas diabéticas, pues puede alterar el nivel de glucosa en sangre.

En el caso de bebidas light, se permiten aquellas que contienen únicamente edulcorantes acalóricos. Las infusiones sin azúcar pueden ser una alternativa saludable a las bebidas con azúcar.

Harinas refinadas

La harinas de este tipo tienen muchos carbohidratos, que elevan la glucosa sanguínea en las personas, motivo por el cual los diabéticos deben evitarlas. Estos alimentos comprenden la bollería, las pizzas, los pasteles y el pan blanco entre otros.

En este caso, las personas con diabetes deben priorizar las harinas integrales, evitando las refinadas o las que son blancas. Las integrales tienen mucha fibra y retrasan la absorción de los hidratos de carbono y de todas las grasas.

LEER TAMBIÉN  10 alimentos prohibidos para el vértigo

Alcohol

Las bebidas alcohólicas pueden provocar una bajada de glucosa y que, por tanto, el diabético pueda tener hipoglucemia hasta 24 horas después de haber consumido alcohol. Las consecuencias pueden ser temblores, sudoración excesiva o mareos repentinos 

Hay que tener en cuenta que existe también riesgo de sufrir una bajada de glucemia por la mañana, si se ha ingerido alcohol después de la cena del día anterior.

Además, el alcohol puede entorpecer la sensación de hipoglucemia, que puede ser confundida con una borrachera.

Alimentos grasos

Este tipo de alimentos pueden provocar un aumento de peso que, dependiendo del metabolismo de cada persona, puede ser más o menos peligroso.

Como comentábamos anteriormente, las personas con diabetes deben vigilar su peso y evitar las patatas y otros snacks fritos, los rebozados, las palomitas con mantequilla, etc.

La grasa utilizada debe ser la del aceite de oliva virgen y la preparación de los alimentos debe priorizar la cocción, el vapor y la plancha.

Salsas ultraprocesadas

Las salsas procesadas artificialmente contienen endulzantes químicos, miel y otro tipo de ingredientes perjudiciales para los diabéticos. Sus altos contenidos en azúcares son peligrosos para las personas con esta afección. 

Se incluyen en esta categoría: kétchup, salsa picante y salsas para carnes, entre otras. La recomendación general es verificar las etiquetas de las mismas y buscar condimentos sin sodio. Además, hacer salsas y aderezos en casa permite reducir los niveles de sal de las recetas.

Leche y derivados lácteos enteros

Por su contenido elevado en azúcares y grasa, estos alimentos deben ser evitados. Deben eliminarse de la dieta la margarina, el yogur, el queso y la nata, entre otros.

La recomendación es ir a productos desnatados, vigilando que no se les añada otro tipo de azúcares o químicos para mejorar su sabor.

Sodio

La comidas saladas son perjudiciales para los diabéticos, pues elevan el nivel de presión sanguínea, provocando hipertensión y dando lugar a enfermedades cardiovasculares.

Es recomendable evitar grandes cantidades de sal e, incluso, eliminarla de aquellos alimentos que ya contienen más cantidad en su composición.

Café procesado

Los cafés deben ser preparados en casa o en establecimientos en los que no se les añadan endulzantes. Mucha gente desconoce los componentes de los cafés que se sirven en grandes cadenas o se encuentran ya preparados en los frigoríficos de los supermercados. Es muy importante leer las etiquetas de los productos, sobre todo para las personas diabéticas.

LEER TAMBIÉN  12 alimentos prohibidos para el intestino permeable

Alimentos prohibidos para diabéticos Tipo 2

Las personas con diabetes tipo 2 a menudo tienen sobrepeso u obesidad. Comer saludablemente y mantenerse activo es esencial para controlar el peso.

Como con la diabetes tipo 1, alimentos prohibidos en la dieta de las personas con azúcar elevado en sangre son aquellos que contienen carbohidratos simples. Estos alimentos se absorben muy rápido en el intestino y hacen que el azúcar en la sangre se eleve más rápido. La elevación de los niveles de azúcar trae como consecuencia la hiperglucemia que descontrola la diabetes. Azúcar, miel, bebidas azucaradas, alcohol y dulces, como el chocolate o la bollería, entrarían en esta categoría.

Es recomendable comer una variedad amplia de alimentos como verduras frescas sin salsas ni grasas añadidas. Verduras con almidón que deben evitarse son, entre otras, el maíz, las habas y las zanahorias. La patata debe considerarse almidón puro, como el pan blanco y el arroz blanco, en lugar de como verdura.

Las frutas deben ser frescas y no deben consumirse muy maduras por su alto contenido en azúcares: manzanas, melón, naranjas y peras son una buena opción. Los zumos, por supuesto, deben ser naturales.

Las harinas deben ser integrales (sin procesar y con semillas de grano entero), por ejemplo harina de avena, harina de amaranto, cebada, arroz integral y arroz silvestre y quinoa. Para una alimentación saludable, es fundamental comer granos enteros por su nivel de fibra. La fibra en la dieta impide que el nivel de azúcar en la sangre se eleve demasiado rápido. Son alimentos perjudiciales, por tanto, el arroz blanco y el pan blanco.

Se debe comer carnes con poca grasa, como las de aves de corral, pescado y marisco, huevos, legumbres y frutos secos. Es importante seleccionar cortes magros y retirar la grasa de los alimentos, así como priorizar la plancha a las frituras. Quedan excluidos alimentos grasos como hamburguesas, fritos, bacon y mantequilla.

Los lácteos deben ser desnatados y bajos en azúcar. La leche, el yogur y otros productos lácteos tienen azúcar presente de forma natural en el alimento, incluso cuando indica que son sin azúcar. Es muy importante que el diabético aprenda a leer y entienda el etiquetado de los productos, ya que el azúcar puede estar escondido como glucosa, jarabe de maíz, fructosa, maltosa o maltodextrina.

LEER TAMBIÉN  10 alimentos prohibidos para el estreñimiento

Frutas prohibidas para los diabéticos

Lo primero que queremos aclarar es que no hay de por sí ninguna fruta prohibida para los diabéticos. Hay frutas que contienen más azúcar que otras, y eso es lo que hay que controlar. Pero de ello hablaremos más adelante. Como adelanto diremos que las frutas con las que hay que prestar un poco más de atención son la fruta en almíbar, la piña, el higo o la ciruela. Tampoco son recomendables las frutas muy maduras, pues la maduración aumenta su contenido de fructosa (azúcar de la fruta). 

¿Significa esto que las frutas están prohibidas? La respuesta corta es no. Los alimentos de origen vegetal que no estén procesados siempre ayudarán a mantener una dieta saludable. No obstante, un diabético no debe abusar de ellas. Con un consumo moderado, la fruta es una excelente alternativa a los dulces y a otros procesados con alto contenido de azúcar.

En caso de tomar zumo de frutas, debe ser lo más natural posible, exprimido directamente de la fruta y sin ningún tipo de procesado. La fruta entera, especialmente cuando se come con la cáscara, es una gran fuente de fibra dietética.

¿Qué cantidad de fruta puede comer un diabético?

Para un diabético una cantidad adecuada es una ración de fruta diaria. Dicho esto, esto no quiere que no pueda comer varias porciones de fruta al día que en su conjunto sumen una ración de fruta.

¿Qué es una ración de fruta?

Una ración de fruta es aquella que aporta 15 g de azúcar al organismo. La cantidad de fruta equivalente a una ración varía según la concentración de azúcar de cada fruta. A continuación hemos hecho un pequeño listado algunos ejemplos de cuánta fruta hay en una porción.

¿Qué equivale a una ración de fruta (15 gramos de azúcar)?

  • 1 fruta mediana como naranja, melocotón, manzana o pera.
  • Media pieza de plátano o mango.
  • 2 frutas pequeñas de kiwi, caqui, ciruelas o clementinas.
  • Media taza de uvas, bayas o arándanos.
  • 1 taza de melón, sandía o moras.
  • 1 taza y media de fresas frescas o frambuesas.
  • 3 dátiles, 3 ciruelas pasas, 4 albaricoques o 2 cucharadas de pasas.

Todas estas cifras son orientativas, depende mucho del tamaño de cada fruta de forma individual. Ante la duda, consulta a tu médico.