11 alimentos prohibidos para los perros

Para alimentar correctamente a cualquier perro, existen una serie de alimentos que deben ser eliminados de su dieta, no porque no sean saludables, sino porque pueden ser peligrosos y/o tóxicos para el animal. A pesar de que mucha gente da de comer restos de comida a sus mascotas, se les debe alimentar solamente con la comida adecuada

Vómitos, malestar o diarrea pueden ser síntomas de que tu perro haya tomado por accidente o desconocimiento alguno de los alimentos prohibidos detallados a continuación. Conocer este listado puede salvar la vida de tu mascota:

Chocolate

El chocolate es uno de los alimentos más tóxicos para los canes, pues contiene teobromina. Aunque los chocolates negros y puros son los que suelen tener una mayor concentración de ella, los blancos tampoco son recomendables. Resulta especialmente peligroso en grandes cantidades y en razas de poco tamaño.

Las dificultades respiratorias, la sed excesiva, la diarrea, los vómitos, los temblores, las convulsiones y la arritmia cardíaca pueden ser síntomas de su ingesta. En caso de consumir una gran cantidad, el animal puede entrar en coma y morir.

Lácteos

Los perros no digieren la lactosa, pues no tienen las enzimas encargadas de su digestión. La ingesta de leche, quesos y otros derivados lácteos puede causar trastornos intestinales o diarrea a nuestra mascota. 

Además de la lactosa, la grasa de la leche de vaca también puede causar diarrea en los animales. Aunque no es letal, su consumo frecuente puede contribuir a enfermedades futuras.

Aguacate, uvas y semillas de ciertas frutas

Las uvas y pasas también resultan peligrosas para estos animales, incluso en cantidades pequeñas. Los compuestos químicos que causan el envenenamiento de los animales por la ingestión de uvas son desconocidos, pero existen casos en los consumir solo 6 uvas puede causar insuficiencia renal. Los síntomas más comunes de intoxicación son vómitos, diarrea, deshidratación, falta de apetito y letargia.

Las semillas, huesos y corazones de manzanas, melocotones y albaricoques, también pueden ser tóxicos para los perros, pues cuentan con pequeñas cantidades de cianuro. Estas cantidades no son tóxicas para las personas, pero sí para las mascotas. Algunos de los síntomas debido a la ingestión de los mismos son dificultad para respirar, convulsiones, shock e incluso coma.

LEER TAMBIÉN  Diferencia entre mantequilla y margarina

Las cebollas, ajos, puerros, cebolletas y chalotes

La cebolla contiene tiosulfato, que puede causar anemia en los perros, deteriorando los glóbulos de su sangre y debilitando al animal. Su exceso podría llevar a la necesidad de una transfusión de sangre.

Puerros, cebolletas y chalotas generan el mismo tipo de problema en la salud de los perros. Los ajos también contienen tiosulfato y, contra más fuerte es el ajo, más tóxico es. El ajo puede causar anemia e insuficiencia renal en algunos casos por la pérdida de hemoglobina.

Frutos secos

Los frutos secos, como las nueces de Macadamia, pueden ser tóxicos para los perros en cantidades mínimas como 2 g. Su ingesta puede causar ataques o convulsiones epilépticas, vómitos, dolor muscular, hinchazón de las articulaciones y debilidad general. Además, su alto contenido de fósforo puede producir cálculos en la vejiga.

Lo mismo ocurre con otros frutos secos como almendras o nueces, que tienen altas cantidades de aceites y grasas y en grandes cantidades pueden llegar a causar pancreatitis.

Dulces

Los dulces son alimentos prohibidos para los perros, pues pueden provocar caries, obesidad, diabetes y, a largo plazo, la pérdida de visión.

En el caso de los alimentos sin azúcar hay que tener un especial cuidado con aquellos que contienen Xilitol, pues esta sustancia puede causar vómitos, convulsiones, deterioro de encías y, en casos graves, hemorragias internas, entre otros síntomas.

Verduras solanáceas

Los tomates, las berenjenas, las patatas o los pimientos contienen solanina, tóxica para los perros. Las patatas solo pueden darse cocidas y sin cáscara, pues esta contiene la mayor parte de la solanina. Los síntomas derivados de su ingesta son irritación de las mucosas, vómitos y diarrea. 

Frutas cítricas, granada y caqui

Además de las semillas de algunas frutas, los cítricos no son buenos para los canes, pues su consumo puede provocar alergias. El exceso de acidez también puede derivar en trastornos gastrointestinales.

La granada tiene semillas difíciles de digerir para los perros, que pueden causar vómitos y dolores estomacales.

Otra fruta que debe evitarse es el caqui, pues contiene una sustancia que hace reacción con el ácido del estómago y puede obstruir los intestinos del can.

Huesos de pollo y espinas de pescado

Aunque es habitual que los perros coman huesos, algunos pueden ser perjudiciales para ellos. Los huesos y espinas de pequeño tamaño como los del pollo o el pescado resultan muy peligrosos. Pueden causar asfixia o obstrucciones en la garganta. 

LEER TAMBIÉN  13 alimentos prohibidos para el hígado graso

Tampoco hay que abusar del hígado, puesto que contiene una gran cantidad de vitamina A que los perros no asimilan de forma natural.

Cafeína y otros estimulantes

El café es una droga que estimula el organismo. Los perros nunca deben consumir café, alcohol o bebidas estimulantes, como las energéticas o refrescos. La intoxicación por estas sustancias puede llegar a provocar su muerte.

Levadura

La levadura resulta especialmente tóxica en el estómago de estos animales, puesto que puede llegar a expandirse provocando gases o llegando, incluso, a causar problemas obstrucción intestinal.

Además, la levadura puede fermentar azúcares, creando un problema secundario de intoxicación por etanol (alcohol) en el perro.