Frutas y verduras blancas

La dieta más saludable es aquella que consiste en la correcta combinación de los diferentes tipos de alimentos con la intención de enriquecernos con los nutrientes que cada uno tiene para ofrecer. En esto juegan un papel fundamental las frutas y las verduras. 

Algunos erróneamente suelen pensar que las frutas y las verduras de color blanco, al no presentar una pigmentación exótica, carece de propiedades y de beneficios. Nada más alejado de la realidad. Algunas de estas frutas y verduras poseen propiedades cuyo poder supera incluso el de otras de mayor coloración.

Cuando se incluyen en el régimen alimenticio habitual, la salud comenzará a mejorar progresivamente y sin darte cuenta te sentirás mejor y con mejor estado de ánimo. Es por esta razón que hemos preparado un estudio súper completo sobre las propiedades y los beneficios de las frutas y verduras blancas. Prepárate para tomar nota sobre las características que más te causen interés y anímate a integrar los vegetales blancos en tus comidas del día a día. ¿Comenzamos? ¡Vamos! 

Propiedades de las frutas blancas 

Puede que seas fanático de alguna fruta blanca y te gusta comerla sin saber la gran cantidad de nutrientes que están entrando a tu cuerpo. Aquí te resumo las propiedades más importantes de manera general: 

Propiedades antiinflamatorias

Se ha comprobado científicamente que las frutas blancas tienen alto grado de participación en la prevención de enfermedades como el cáncer, la artritis y otras enfermedades degenerativas. Esta participación se fundamenta principalmente en las propiedades antiinflamatorias que poseen estos alimentos, favoreciendo el buen estado de los órganos y su funcionamiento saludable.

No es necesario consumirlas en cantidades exageradas. Basta pequeñas porciones varias veces por semana.

Algunas de ellas están provistas de propiedades antibacterianas, por lo que es muy recomendada su ingesta para mantener el organismo con las defensas altas y poder combatir en caso de la presencia de alguna bacteria.

Propiedades antioxidantes

Las frutas blancas están repletas de ácido clorogénico, un compuesto fenólico que mejora el metabolismo lipídico y tiene increíbles propiedades antioxidantes que impiden a los radicales libres ejercer su papel dañino en el organismo.

Hay que tener en cuenta que solo la ingesta de frutas blancas no basta para combatir los radicales libres sobrantes, es necesario evitar situaciones de estrés y el sedentarismo, ya que es dichas circunstancias donde abundan los radicales libres.

A través del consumo de las frutas blancas y la práctica regulada de ejercicio físico, se da lugar a la eficaz eliminación de los radicales libres. Una vez que los radicales libres han sido erradicados del cuerpo, el proceso de regeneración de las células se lleva a cabo de una manera más saludable y menos interrumpida.

Propiedades digestivas

El consumo regulado de frutas blancas mejora la salud estomacal a través de la prevención de la acidez y evitando la formación de células cancerígenas en el colon. El jugo de algunas de estas frutas contribuyen en la eliminación de los cálculos en los riñones, un problema que si no se trata oportunamente, puede traer otras complicaciones a futuro. De la misma manera, su ingesta resulta muy beneficiosa para combatir la gastritis y promover el buen movimiento del tracto intestinal.

LEER TAMBIÉN  Diferencia entre mantequilla y margarina

Por otro lado, la mayoría de estas frutas blancas tienen un alto contenido de fibra, muy útil para regular el tránsito intestinal y combatir los problemas de estreñimiento, un padecimiento que resulta más molesto de lo que pensamos.

La fibra tiene la capacidad de ablandar y aumentar el tamaño de las heces.

Las heces más voluminosas son mucho más fáciles de defecar, disminuyendo de esta manera las complicaciones para ir al baño.

Fuente de vitaminas y minerales

Un buen jugo o pequeñas porciones de frutas blancas tienen muchas de las vitaminas y los minerales esenciales que nuestro cuerpo necesita para energizarse. Están dotadas de vitamina C, K y B6. Destacando la presencia de minerales como potasio, calcio, hierro y fósforo, sin mencionar la gran cantidad de fitonutrientes y betacarotenos. 

La combinación de estas vitaminas y minerales generan un gran efecto protector y antioxidante, resultando muy útiles en la regeneración de las células de la piel, el cabello y las uñas. Médicos aseguran que consumir frutas blancas, más allá de los efectos protectores que proveen al organismo, elevan el autoestima y mejoran el estado de ánimo, haciendo lucir a la persona “más saludable”. 

Beneficios de las verduras blancas

Protegen el corazón

La buena salud del corazón abarca mucho más que el órgano en cuestión. Son muchos los factores que afectan el buen funcionamiento del corazón. El alto contenido de fitonutrientes como la quercetina, la alicina y la antocianina, participan de manera muy activa en la salud del sistema cardiovascular.

Es importante consultar con el médico o nutricionista sobre las cantidades a consumir. 

¿Cómo lo hacen? Ayudando a reducir los niveles de colesterol en la sangre con la finalidad de evitar ataques al corazón y otras afecciones coronarias. Algo que sí hay que dejar muy claro es que si bien estas verduras tienen un poder muy eficaz en la salud del corazón, no son mágicas. Si no se combina la dieta con sesiones de ejercicio físico continuamente, el poder protector de los fitonutrientes no será suficiente.

Elevan las defensas

Recuerda que cuando estás consumiendo verduras blancas, estás nutriendo tu cuerpo con una gran cantidad de vitaminas: C, B2, B3, B6 y B9. Más que suficiente para mantener las defensas alertas ante cualquier cuadro viral. 

La vitamina B6, también conocida como piridoxina, tiene una gran contribución en el desarrollo cerebral y en el mantenimiento saludable del sistema nervioso y el sistema inmunitario.

Por otra parte, la vitamina B2 presente en algunas verduras verdes, es sumamente importante para el crecimiento del cuerpo y para la producción sana de glóbulos rojos, ayudando también en la liberación de energía de las proteínas. Dicho de una manera más sencilla: la vitamina B2 o riboflavina, actúa convirtiendo los alimentos consumidos en la energía que el ser humano necesita para llevar a cabo sus actividades óptimamente.

Fortalecen los huesos y mejoran la función arterial 

A estas alturas ya deberías haber eliminado de tu mente la idea de que las verduras pálidas no tienen nada que aportar. Como ya lo hemos comprobado, el alto contenido de fitonutrientes puede darte los beneficios ideales sin acudir a una farmacia.

Las verduras blancas no pueden faltar en la mesa de los adultos mayores. 

Específicamente podemos referirnos a los fitonutrientes como el EGCG, un tipo de catequina con increíbles propiedades medicinales. Cuando este fitonutriente se combina con otros como alicina e isotiocianato, tiene un efecto sorprendente sobre el mantenimiento saludable de los huesos y el sistema circulatorio, especialmente en la circulación arterial. Razón suficiente para incluir las verduras blancas y darle un poco de “palidez” a tus platos.

LEER TAMBIÉN  Tipos de patatas

Listado de frutas blancas

Guanábana 

Puede que te cueste un poco reconocer la fruta, o peor aún, puede que no seas un gran fanático de ella por la gran cantidad de semillas que hay dentro de la pulpa, pero no puedes perderte la gran cantidad de beneficios que puede entregarte. 

Tiene la capacidad de mejorar la digestión, aumentar la energía, calmar el dolor producido por las hemorroides, regular el sueño, prevenir infecciones bacterianas y fortalecer el sistema nervioso en general.

Pera

Sabemos que su piel es verde, pero dado que la pulpa es de color blanco, podemos clasificarla como un fruta blanca, y lo mejor de todo es que sus beneficios son muy generosos. Su alto contenido en fibra mejora el tránsito intestinal para permitir una defecación más sencilla y saludable. 

Contiene un bajo contenido glucémico, por lo que resulta muy beneficiosa para ayudar en la prevención de la diabetes. Por otro lado, ayuda en el proceso de pérdida de peso y refuerza el sistema inmunológico.

Banana o plátano

La banana es una de las frutas más consumidas en el mundo. Esto tiene que ver con su rico sabor y con sus grandes aportes nutricionales para el organismo. Es una poderosa fuente natural de energía por su alto contenido de potasio, razón por la cual numerosos deportistas profesionales lo consumen en los períodos de descanso en las competiciones, indiferentemente de la disciplina deportiva.

Más allá de su gran aporte energético, ayuda a combatir la acidez estomacal y evita la retención de líquidos en el cuerpo. Una fruta que no puede faltar en tu dieta.

Listado de verduras blancas

Ajo

¿Alguna vez has tenido la oportunidad de ver a alguna persona mayor consumir un ajo crudo? ¿Te has preguntado por qué? La razón es sencilla: es la mejor manera natural de combatir la hipertensión. Pero esa no es su mejor propiedad, aunque te parezca increíble, sus beneficios son infinitos. 

Está considerado como el mejor antiséptico, antimicótico y antibiótico natural que se puede conseguir en el mundo. Funciona como un excelente depurativo y ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo, contribuyendo a la restauración de la flora intestinal. Desde luego que no tienes que consumirlo crudo para gozar de todos estos beneficios, pero no puede faltar en tus comidas.

Cebolla

Algunos atribuyen a la cebolla mayores propiedades que las que tiene el ajo. Puede que sí o puede que no. Lo cierto es que tampoco puedes perderte de los grandes aportes que la cebolla tiene para ti.

Los nutricionistas aseguran que la cebolla es el remedio natural más efectivo contra los resfriados, la gripe y las congestiones nasales, manteniendo limpias las vías respiratorias y ayudando a calmar la tos. Además, es un potente antibiótico natural y cuenta con grandes propiedades antibacterianas y antivirales.

LEER TAMBIÉN  Frutas y verduras azules

Champiñones

¿Cuántas veces has combinado tus platos con champiñones? Pues déjame darte un pequeño resumen de todo lo que estás consumiendo con ellos o de lo que te estás perdiendo si aún no los has hecho parte de tu dieta. 

Lo primero que hay que mencionar es que son ricos en selenio, un mineral muy importante para la función de la glándula tiroidea, la producción de ADN y para la protección de las infecciones producidas por la presencia de los radicales libres. Siendo ricos en potasio y sodio, también ayudan a regular la presión arterial y fortalecer el corazón. 

Los champiñones pueden convertirse en un gran aliado si lo que deseas es bajar de peso, ya que su efecto saciante te permite controlar la ansiedad de comer descontroladamente.

Coliflor

No es la verdura favorita de muchos, especialmente de los niños. Pero por alguna razón los padres insisten en que tienen que consumirlas, y no están equivocados. Es una verdura básica para que el organismo pueda absorber el hierro correctamente, además de ser una gran fuente de fibra, vitamina C y varias vitaminas del grupo B.

Cuenta también con un gran contenido de potasio y fósforo. Es por ello que resulta muy beneficioso para ayudar en la recuperación de los músculos posterior a sesiones de ejercicio físico de alta intensidad. 

Su contenido calórico es realmente bajo gracias a la escasez de hidratos de carbono en su composición, ayudando de gran manera en el proceso de la pérdida de peso, en caso de ser ese el objetivo.

Nabo

Puede que no te resulte muy familiar. Es una verdura que pertenece a la familia de las crucíferas. Generalmente se puede conseguir en cualquier parte del año y es muy utilizada como acompañamiento para las carnes rojas. 

Es una verdura ideal para incluirla en la dieta hipocalórica, o lo que es lo mismo, en la dieta cuando lo que se busca es bajar de peso. Contiene únicamente 10 calorías por cada 100 gramos, lo que quiere decir que el 90% está compuesto de agua.

Además de ayudar a la pérdida de peso, es muy beneficioso para el sistema digestivo, ya que ayuda a regular el tránsito intestinal y funciona como un poderoso diurético y depurativo. Por otra parte, participa en el proceso de eliminación de toxinas y evita la retención de líquidos en el organismo. 

Papa blanca

Para cerrar con broche de oro, lo mejor para el final. Una de las verduras más cultivadas en todo el mundo y la favorita de muchos, tanto por su sabor, facilidad de combinar y su fuente de energía totalmente natural por ser un carbohidrato complejo.

Esta no es precisamente la verdura que deberás consumir si tu intención es bajar de peso, al contrario, le viene muy bien a aquellos que desean subir de peso y obtener energía extra. Su composición aporta al organismo las proteínas necesarias para el buen funcionamiento del organismo. Está repleta de vitamina C, B6, B3 y B9, y de los minerales hierro, fósforo, calcio y potasio. Aquí un dato que puede ser de gran valor: los médicos naturistas recomiendan el jugo de papa para tratar y curar la gastritis.