8 alimentos prohibidos para el colesterol elevado

Qué es el colesterol

Es un lípido de tipo esteroide que se encuentra en las membranas de las células del cuerpo en interviene en la producción de hormonas y la vitamina D. El organismo tiene la capacidad de producir todo el colesterol que requiere para su funcionamiento y también está presente en diversos alimentos de origen animal.

Cuando los niveles de colesterol en la sangre son elevados, trae una serie de problemas porque  se combina con otras sustancias para formar placas. Estas placas se pegan a las paredes de las arterias, causando arterioesclerosis.

Hay distintos tipos de colesterol, según las lipoproteínas que lo componen siendo el HDL (colesterol bueno), LDL (colesterol malo) y VLDL  (de baja densidad). El HDL es el encargado de llevar el colesterol hasta el hígado para que sea eliminado.

Por su parte, el LDL lleva el colesterol del hígado a otros tejidos y cuando se eleva, genera las placas. El VDL interviene en el transporte de los triglicéridos y también puede generar placas en las arterias cuando está elevado.

El colesterol alto es causado principalmente por malos hábitos alimenticios, cuando se consumen grandes cantidades de grasas saturadas y trans. Además, es incrementado por el tabaquismo y llevar una vida sedentaria.

Características de una dieta para el colesterol

La mejor forma de controlar los niveles de colesterol es llevar una dieta saludable, baja en grasas saturadas. Es recomendable que no más del 35% de las calorías diarias provengan de grasas y solo un 7% o menos deben ser de grasas saturadas.

Los lácteos enteros así como las carnes grasas, embutidos, yema de huevo, mantequilla, margarina y bollería industrial, son ricos en este tipo de grasas que aumentan el colesterol malo. Por tanto, debes reducir o eliminar su consumo y sustituirlos por alimentos más sanos.

Consume solo carnes magras, preferiblemente blancas y lácteos que sean desnatados, así como aceite de oliva como tu principal fuente de grasas. Prepara tus alimentos a la plancha, vapor o el horno, evitando las frituras.

Aumenta el consumo de fibra soluble contenida en las legumbres, cereales de grano entero y frutas como la manzana y las naranjas. Prefiere los pescados ricos en Omega 3, como el salmón y el atún.

LEER TAMBIÉN  11 alimentos prohibidos para diabéticos

Incluye una alta proporción de frutas y verduras en tu dieta diaria, al menos cinco raciones al día y limita el consumo de sal para reducir los riesgos de enfermedades cardíacas. Asimismo, reduce al mínimo el consumo de alcohol, no fumes y haz ejercicio de forma regular.

Por ello, aunque la dieta no es la única culpable de un mayor índice de colesterol en sangre, es importante conocer los alimentos que deben evitar las personas con esta enfermedad.

Carnes rojas

Las carnes rojas (ternera, buey y cordero) contienen colesterol y grasas saturadas. Reducir su consumo, eliminar toda la grasa y elegir cortes magros son buenas recomendaciones para aquellas personas con el colesterol elevado. Como alternativa, se puede optar por la carne blanca (pollo o pavo).

También es importante eliminar las carnes procesadas, como las hamburguesas y las salchichas, o elegir aquellas opciones etiquetadas con más de un 90% de carne en su composición.

Casquería

Los riñones, los sesos, el corazón y sobre todo el hígado, que es donde se fabrica el colesterol, son muy perjudiciales por su alta proporción en grasas saturadas. Los productos derivados del hígado, como el paté y el foie, están también prohibidos.

Fiambres y embutidos

Estos productos, con mucho contenido de sal, grasas saturadas y colesterol, son perjudiciales para hipercolesterolémicos. De hecho, favorecen la reducción de los niveles de colesterol HDL, conocido como colesterol bueno, e incrementan el colesterol total en la sangre.

Por ello se recomienda evitar o reducir su consumo y optar, como alternativa, por fiambres más magros, como la pechuga de pavo o el jamón cocido. Siendo el chorizo y la mortadela, las alternativas que mayor cantidad de grasas contienen y las primeras en eliminarse de la dieta.

Leche entera

La leche entera es un producto rico en grasas saturadas y, aunque los lácteos no intervienen tanto en el aumento del colesterol como otros alimentos, conviene sustituir los productos enteros por lácteos semidesnatados o desnatados.

La leche desnatada o las bebidas vegetales (sin azúcares añadidos) son buenas alternativas a la leche entera. Del mismo modo, los yogures enteros deben ser sustituidos por desnatados naturales. 

Quesos

Existe mucha diferencia nutricional entre unos quesos y otros, según la procedencia de la leche y el tipo de queso. De manera general, se puede señalar que los que más grasas saturadas y colesterol tienen son los que han sido sometidos a un mayor proceso de curación y los de untar, como el gouda, el brie, el emmental o el parmesano.

LEER TAMBIÉN  10 alimentos prohibidos después de una operación de vesícula

Sin embargo, el queso más bien fresco, sobre todo el oveja, puede incorporarse en la dieta de las personas con colesterol elevado siempre que se haga con moderación.

Mantequilla

La mantequilla es un alimento que debería estar prohibido en la dieta de los hipercolesterolémicos. El aceite de oliva virgen es una mejor alternativa, pues ayuda a mantener elevados los niveles de colesterol bueno (HDL) y bajos los perjudiciales (LDL).

Fritos

Los alimentos deben cocinarse de la forma más saludable posible, evitando los fritos y priorizando los cocidos, al vapor o a la plancha. Las frituras y rebozados elevan la ingesta de grasas trans, independientemente del producto que se esté cocinando. 

Además, la alta densidad energética de los mismos hace que consumirlos de manera frecuente se relacione con un patrón de alimentación desequilibrado y un riesgo elevado de desarrollar obesidad, exceso de grasa corporal y hasta ciertos tipos de cánceres.

Ultraprocesados, bollería y azúcares refinados

La bollería industrial y los ultraprocesados son muy poco recomendables para cualquier dieta y deben ser especialmente eliminados de la de las personas con alto índice de colesterol. 

Alimentos ultraprocesados como barritas de pescado, pizzas y productos sumamente procesados son los más perjudiciales. Además, tienen componentes y sabores que los vuelven adictivos y hacen que se coman en mayor cantidad.

Frecuentemente, aquellos productos que tienen mucho azúcar en su composición, también contienen muchas grasas saturadas y trans. Además, cuando hay mucho azúcar en sangre, el colesterol LDL resulta más agresivo.

En este aspecto, la bollería industrial contiene mucho azúcar, además de harinas refinadas y grasas saturadas y es muy rica en grasas hidrogenadas o trans, todo este componente supone un riesgo para las personas con colesterol elevado.

Huevos

Los huevos han sido objeto de debate, ya que tradicionalmente estaban prohibidos en las dietas de personas con altos niveles de colesterol. Sin embargo, estudios recientes apuntan que el consumo de huevo no se vincula al incremento del colesterol y enfermedades cardiovasculares siempre que se haga con moderación.

Además, el contenido de ácidos grasos monoinsaturados y ácidos grasos poliinsaturados del huevo supera al de la grasa saturada. Contiene también ácidos grasos Omega-3, que han demostrado efectos beneficiosos sobre la salud, y gran cantidad de vitaminas y minerales.

Del mismo modo, la clara de huevo no contiene colesterol, pero sí proteínas, por lo que puede ser una alternativa muy saludable para no abusar del consumo de huevos. 

LEER TAMBIÉN  Tipos de té y para qué sirven

Marisco

Muchos crustáceos, como las gambas o los cangrejos, son bajos en grasas, pero altos en colesterol. Sin embargo, su consumo moderado no es perjudicial a nivel cardiovascular, pues también son ricos en ácidos grasos Omega-3 con función cardioprotectora.

No obstante, para no consumirlos en exceso, existen opciones de mariscos con concha, como los mejillones o las almejas, los berberechos o las ostras, que además de ser una magnífica fuente de hierro, aportan una menor cantidad de colesterol.