8 alimentos prohibidos para el colesterol elevado

El colesterol es una sustancia que se encuentra de forma natural en el organismo, forma parte de las membranas celulares y resulta esencial para el correcto funcionamiento de nuestras células. 

No obstante, a pesar de ser necesario para nuestro organismo, las cifras elevadas de colesterol en la sangre pueden ser perjudiciales para la salud. Una mala alimentación y la falta de actividad física son las causas más comunes de esta patología.

Por ello, aunque la dieta no es la única culpable de un mayor índice de colesterol en sangre, es importante conocer los alimentos que deben evitar las personas con esta enfermedad.

Carnes rojas

Las carnes rojas (ternera, buey y cordero) contienen colesterol y grasas saturadas. Reducir su consumo, eliminar toda la grasa y elegir cortes magros son buenas recomendaciones para aquellas personas con el colesterol elevado. Como alternativa, se puede optar por la carne blanca (pollo o pavo).

También es importante eliminar las carnes procesadas, como las hamburguesas y las salchichas, o elegir aquellas opciones etiquetadas con más de un 90% de carne en su composición.

Casquería

Los riñones, los sesos, el corazón y sobre todo el hígado, que es donde se fabrica el colesterol, son muy perjudiciales por su alta proporción en grasas saturadas. Los productos derivados del hígado, como el paté y el foie, están también prohibidos.

Fiambres y embutidos

Estos productos, con mucho contenido de sal, grasas saturadas y colesterol, son perjudiciales para hipercolesterolémicos. De hecho, favorecen la reducción de los niveles de colesterol HDL, conocido como colesterol bueno, e incrementan el colesterol total en la sangre.

Por ello se recomienda evitar o reducir su consumo y optar, como alternativa, por fiambres más magros, como la pechuga de pavo o el jamón cocido. Siendo el chorizo y la mortadela, las alternativas que mayor cantidad de grasas contienen y las primeras en eliminarse de la dieta.

Leche entera

La leche entera es un producto rico en grasas saturadas y, aunque los lácteos no intervienen tanto en el aumento del colesterol como otros alimentos, conviene sustituir los productos enteros por lácteos semidesnatados o desnatados.

La leche desnatada o las bebidas vegetales (sin azúcares añadidos) son buenas alternativas a la leche entera. Del mismo modo, los yogures enteros deben ser sustituidos por desnatados naturales. 

LEER TAMBIÉN  De qué está hecho el sake y qué propiedades tiene

Quesos

Existe mucha diferencia nutricional entre unos quesos y otros, según la procedencia de la leche y el tipo de queso. De manera general, se puede señalar que los que más grasas saturadas y colesterol tienen son los que han sido sometidos a un mayor proceso de curación y los de untar, como el gouda, el brie, el emmental o el parmesano.

Sin embargo, el queso más bien fresco, sobre todo el oveja, puede incorporarse en la dieta de las personas con colesterol elevado siempre que se haga con moderación.

Mantequilla

La mantequilla es un alimento que debería estar prohibido en la dieta de los hipercolesterolémicos. El aceite de oliva virgen es una mejor alternativa, pues ayuda a mantener elevados los niveles de colesterol bueno (HDL) y bajos los perjudiciales (LDL).

Fritos

Los alimentos deben cocinarse de la forma más saludable posible, evitando los fritos y priorizando los cocidos, al vapor o a la plancha. Las frituras y rebozados elevan la ingesta de grasas trans, independientemente del producto que se esté cocinando. 

Además, la alta densidad energética de los mismos hace que consumirlos de manera frecuente se relacione con un patrón de alimentación desequilibrado y un riesgo elevado de desarrollar obesidad, exceso de grasa corporal y hasta ciertos tipos de cánceres.

Ultraprocesados, bollería y azúcares refinados

La bollería industrial y los ultraprocesados son muy poco recomendables para cualquier dieta y deben ser especialmente eliminados de la de las personas con alto índice de colesterol. 

Alimentos ultraprocesados como barritas de pescado, pizzas y productos sumamente procesados son los más perjudiciales. Además, tienen componentes y sabores que los vuelven adictivos y hacen que se coman en mayor cantidad.

Frecuentemente, aquellos productos que tienen mucho azúcar en su composición, también contienen muchas grasas saturadas y trans. Además, cuando hay mucho azúcar en sangre, el colesterol LDL resulta más agresivo.

En este aspecto, la bollería industrial contiene mucho azúcar, además de harinas refinadas y grasas saturadas y es muy rica en grasas hidrogenadas o trans, todo este componente supone un riesgo para las personas con colesterol elevado.

Huevos

Los huevos han sido objeto de debate, ya que tradicionalmente estaban prohibidos en las dietas de personas con altos niveles de colesterol. Sin embargo, estudios recientes apuntan que el consumo de huevo no se vincula al incremento del colesterol y enfermedades cardiovasculares siempre que se haga con moderación.

LEER TAMBIÉN  10 alimentos prohibidos para el bazo

Además, el contenido de ácidos grasos monoinsaturados y ácidos grasos poliinsaturados del huevo supera al de la grasa saturada. Contiene también ácidos grasos Omega-3, que han demostrado efectos beneficiosos sobre la salud, y gran cantidad de vitaminas y minerales.

Del mismo modo, la clara de huevo no contiene colesterol, pero sí proteínas, por lo que puede ser una alternativa muy saludable para no abusar del consumo de huevos. 

Marisco

Muchos crustáceos, como las gambas o los cangrejos, son bajos en grasas, pero altos en colesterol. Sin embargo, su consumo moderado no es perjudicial a nivel cardiovascular, pues también son ricos en ácidos grasos Omega-3 con función cardioprotectora.

No obstante, para no consumirlos en exceso, existen opciones de mariscos con concha, como los mejillones o las almejas, los berberechos o las ostras, que además de ser una magnífica fuente de hierro, aportan una menor cantidad de colesterol.