11 alimentos prohibidos en insuficiencia renal

Qué es la insuficiencia renal

Es cuando los riñones no funcionan de forma adecuada, considerándose que esto ocurre cuando la función renal disminuye en un 15% aproximadamente. Los riñones son dos órganos iguales que se sitúan a ambos lados de la columna vertebral y forman parte del aparato urinario.

Estos son los responsables de filtrar sustancias tóxicas y desechos en la sangre y regular la hidratación del cuerpo. Además, se encargan de regular la presencia en la sangre de sustancias como el potasio, sodio, calcio y otros.

La insuficiencia renal puede ser causada por diversos factores como enfermedades que afecten a los riñones o lesiones en estos. La misma puede ser de dos tipos básicos:

Insuficiencia renal aguda: ocurre cuando los riñones dejan de funcionar de forma repentina en días o hasta horas. Suele ser reversible con el tratamiento adecuado, en muchos casos diálisis, pero si no es tratada a tiempo es grave.

Insuficiencia renal crónica: es una falla en los riñones que se va desarrollando de forma progresiva y es irreversible. Se desarrolla en cinco estadios y puede llegar a requerir el trasplante de los riñones, si estos dejan de funcionar totalmente.

Entre los síntomas más comunes de la insuficiencia renal están la mayor necesidad de ir a orinar, pero con menor cantidad de orina. Otros son retención de líquidos, bolsas en los ojos particularmente en las mañanas y la boca seca.

Características de una dieta para la insuficiencia renal

El paciente renal debe aprender a convivir con su enfermedad y ajustar su dieta para ayudar a que los riñones trabajen mejor. En primer lugar se debe tener una alimentación balanceada que incluya un 10 a 12% de proteínas, 50 a 60% de carbohidratos y 30% de grasas no saturadas.

Además, es importante controlar el consumo de proteínas que generan un mayor esfuerzo a riñón y preferir el pescado, carnes magras y huevos. Hay que reducir el potasio porque puede acumularse en la sangre, por lo que se recomienda remojar y cocer los alimentos dos veces, preferir frutas y verduras congeladas e ingerir legumbres solo una vez a la semana.

LEER TAMBIÉN  10 alimentos prohibidos para la anemia

En cuanto al fósforo, también hay que reducir su ingesta reduciendo el consumo de frutos secos, alimentos integrales y refrescos de cola. Aumenta el consumo de calcio y vitamina D, presentes en lácteos y complementarlos con suplementos nutricionales si es necesario.

Otro aspecto de gran importancia es controlar los niveles de sodio, porque este aumenta la retención de líquidos y fuerza al riñón. Para esto, cocina con poca o ninguna sal y utiliza hierbas aromáticas para condimentar, evita consumir sal dietética que tiene potasio y toma suficiente agua.

Por ello, la prevención mediante la dieta es esencial. Una dieta adecuada puede ayudar a prevenir que los riñones se dañen más de lo que están. De este modo, es importante aprender qué alimentos deben ser evitados en caso de insuficiencia renal y así prevenir que los minerales de esas comidas se acumulen en el cuerpo.

Productos con sal añadida

El sodio (sal) es un mineral encontrado en casi todas las comidas. El exceso de sodio puede provocar hinchazón, elevar la presión arterial y causar más daño a los riñones.

Reducir la cantidad de sodio diario y evitar productos con sal agregada, como los ultraprocesados, es importante para pacientes con insuficiencia renal. Además, es vital no añadir sal a la comida, intentando cocinar con hierbas, zumo de limón o con especias sin sal.

Evitar las sopas enlatadas y comidas congeladas, además de los condimentos altos en sodio como la salsa soja o salsa de tomate (kétchup), también son recomendaciones para pacientes con esta patología.

Carne y pescado

La proteína es un nutriente importante, pues el cuerpo la necesita para desarrollar músculos, reparar tejido y combatir infecciones. Pero, cuando se sufre de enfermedad renal, se tiene que controlar la cantidad de proteínas en la dieta.

Si se come mucha proteína animal, el cuerpo aumenta los niveles de ácido para metabolizarla y los órganos responsables de eliminar este exceso son los propios riñones, que trabajan más para lograrlo.

En el caso de comer carne, se debe tener en cuenta que el pescado, el marisco y las aves de corral son mejores alternativas que la carne roja. Además, no es recomendable comer más de una ración al día en pacientes con esta patología.

Frutas con mucho potasio

Es posible que, en casos de insuficiencia renal, convenga controlar el potasio. Siendo así, se deben escoger alimentos con bajo contenido de este mineral.

LEER TAMBIÉN  13 alimentos prohibidos para el intestino irritable

Frutas con alto contenido de potasio son: albaricoques, plátanos, melones, kiwis, nectarinas, naranjas, ciruelas y frutas secas. También es importante priorizar los zumos naturales a los envasados.

Se recomienda no comer más de 2 piezas al día, preferiblemente manzana, pera y sandía. Cabe destacar que los alimentos en conserva tienen menos potasio, siempre que se deseche el líquido de la conserva.

Carnes procesadas y embutidos

Las carnes procesadas suelen contener mucha sal y grasas, que no son saludables para el organismo. Además, contienen elevadas cantidades de fósforo. 

Si el alimento es de origen vegetal, se absorbe solo una pequeña parte de su contenido en fósforo. Sin embargo, si el alimento es de origen animal, se absorbe una gran proporción y, por eso, se aconseja moderar las raciones de estos alimentos. 

Además, en los embutidos que tienen fósforo de origen industrial como aditivo, este se absorbe por completo y, por ello, se debe limitar mucho su consumo. 

Para los pacientes con insuficiencia renal, es importante leer las etiquetas de los embutidos y evitar aquellos alimentos que contengan ingredientes con “fos-“, como ácido fosfórico.

Verduras ricas en potasio

Se desaconseja el consumo de espárragos, aguacates, brotes de bambú, remolachas, coles de Bruselas, repollo, apio, acelgas, patatas, batatas, calabaza, nabos, espinacas cocidas y tomates por su contenido elevado en potasio. Sin embargo, la lechuga, las judías verdes, la cebolla y los espárragos en lata son las verduras más recomendadas por sus bajos niveles de este mineral. 

Además, antes de consumir las verduras, se deben trocear y poner en remojo. Si los alimentos van a tomarse cocidos, se deben cocinar con mucha agua, pues facilitará que el potasio se disuelva.

Legumbres

El consumo de legumbres como judías, garbanzos y lentejas no se recomienda en algunos grados de insuficiencia renal por su alto contenido en potasio, proteínas y fósforo.

Sin embargo, se permite el consumo esporádico del guisante en lata, el hervido y el tofu. Para cocinar las legumbres, del mismo modo que con las verduras, se deben poner en remojo y hervir con mucha agua.

Bollería y dulces

Como se comentaba al inicio del artículo, las dos causas más comunes de esta enfermedad son la diabetes y la hipertensión arterial. Ambas patologías, incompatibles con el consumo de bollería y dulces.

LEER TAMBIÉN  8 alimentos prohibidos para el colesterol elevado

Dado que el sodio aumenta el sabor y se usa como conservante o aditivo en la industria alimenticia, algunos alimentos dulces pueden contener altas cantidades de este mineral.

Asimismo, las galletas, los bizcochos y el chocolate estarían desaconsejados en las dietas de pacientes con insuficiencia renal, además de por su contenido en sodio, por su gran cantidad de grasas no saludables y azúcares.

Alimentos en escabeche

La fórmula escabeche se basa en el aceite, el vinagre y el vino blanco. A estos elementos, se añaden sal, laurel, pimienta en grano y ajo. Por llevar sodio añadido, los alimentos en escabeche, como aceitunas y pepinillos, estarían prohibidos para las personas con esta patología.

Lácteos

Los productos lácteos se pueden consumir en cantidades limitadas. Se recomienda no consumir más de dos veces al día leche o yogur por su cantidad de fósforo. El queso se debe limitar y ser de carácter excepcional. Los quesos más curados se deben evitar y se pueden escoger otros como el requesón, el de cabra, el fresco y la Mozzarella.

Frutos secos

Del mismo modo que los lácteos, los frutos secos contienen mucho fósforo. Pistacho, almendra, cacahuete, nueces, piñones, almendra, avellanas y castañas deben ser de consumo ocasional.

Arroz, pastas, pan y cereales

Se pueden consumir una vez al día y constituyen una buena fuente de energía, especialmente si se limita la ingesta de proteínas.

En cualquier caso, estos alimentos no deben ser integrales, ya que los productos integrales presentan un alto contenido en fósforo y potasio y, en la insuficiencia renal, hay una tendencia a la hiperpotasemia e hiperfosforemia.