¿Es bueno tomar probióticos si estás tomando antibióticos?

Como nos indican los profesionales a los cuales hemos consultado para realizar este artículo, cada vez se habla más de los efectos positivos de los probióticos. Pero la verdadera pregunta es ¿Se deben tomar probióticos cuando se están tomando antibióticos? Con su ayuda te vamos a dar respuesta a esa duda.

¿Qué son los probióticos?

Podemos definir a los probióticos como microorganismos vivos que administrados en las cantidades adecuadas siempre ofrecen beneficios en la salud. Esos probióticos se pueden ofrecer al cuerpo a través de alimentos naturales como el yogur o a través de complementos alimenticios. Estos últimos cada vez tienen más demanda para completar los probióticos que no se pueden obtener de manera natural.

Para que te hagas a la idea, los probióticos más usados son las bacterias que entran dentro de la familia de Lactobacillus y Bifidobacterium. Si quieres comprarlos, debes saber que en ValentiaBiologics.com podrás encontrar todas las variedades de probióticos y prebióticos que puedas necesitar. Eso garantiza que podrás disfrutar de todas las funciones y beneficios de los mismos. Es decir, cuando tomes un probiótico podrás tener la certeza de que la flora intestinal será la adecuada, siempre y cuando lo tomes teniendo en cuenta las recomendaciones del fabricante. Además, si tienes cualquier tipo de duda de cómo tomarlos, solo te debes poner en contacto con los expertos de Valentia Biologics y te darán respuesta a todas tus dudas.

Gracias a los probióticos podrás conseguir reducir la aparición de la diarrea. Y en caso de que ya exista, será de menor intensidad y duración. Por ese motivo cada vez se usan más.

¿Cómo afectan los antibióticos a la flora intestinal?

Como nos informan los expertos de Valentia Biologics, los antibióticos se elaboran para combatir diferentes enfermedades causadas por bacterias. El problema de los antibióticos es que no siempre eliminan las bacterias perjudiciales, en ocasiones también eliminan a las bacterias beneficiosas para nuestra salud. Dentro de esa destrucción entran las bacterias que mantienen el equilibrio de nuestra flora intestinal.

Como en ocasiones por culpa de los medicamentos se eliminan las bacterias beneficiosas del intestino, entonces los microorganismos lo tienen más fácil a la hora de atacar. Esos ataques pueden producir pequeñas o grandes diarreas. Por ese motivo, es importante recuperar el equilibrio lo antes posible para evitar que los problemas puedan ir a más.

LEER TAMBIÉN  10 alimentos prohibidos para Sintrom

Se ha demostrado que en muchas ocasiones la diarrea es provocada por la ingesta de medicamentos dirigidos a solucionar otros problemas. Según un estudio, los antibióticos podrían provocar casos de diarrea en un tercio de las personas que los toman. La enfermedad se puede presentar en más o menos grado, pero cuando se presenta es porque las bacterias buenas han sido destruidas por el medicamento. Normalmente, la diarrea provocada por los antibióticos de manera indirecta suele presentarse a través de deposiciones acuosas o blandas. Esas deposiciones suelen hacerse en más de tres ocasiones al día y en ocasiones pueden provocar dolor abdominal. Sin olvidar que uno de los grandes problemas de la diarrea es que entran ganas de hacer del vientre en cualquier momento. Por ese motivo, cuanto antes se solucione el problema, mejor. Así se puede volver a hacer una vida normal con más rapidez.

Por suerte, en la gran mayoría de ocasiones la diarrea provocada por los antibióticos no suele ser grave. Casi siempre se suele presentar a nivel leve, lo que significa que no se necesita de un tratamiento específico. Pero si la bacteria Clostridium Difficile aparece en el aparato digestivo, entonces el problema sí que puede llegar a ser grave. En ese caso, no solo hay que hacer deposiciones cada poco tiempo, sino que se sufren otros efectos secundarios como dolor abdominal, calambres, náuseas o incluso fiebre. Pero como nos indican los expertos, la diarrea provocada por los antibióticos suele destacar por durar unos pocos días y en ocasiones puede aparecer varios días después del comienzo de la toma de los medicamentos.

Un estudio ha demostrado que las personas más propensas a sufrir diarrea postantibiótica son las personas que tienden a sufrir ese problema de manera natural o ya la han sufrido con anteriores tratamientos.

¿Debo tomar probióticos para prevenir la diarrea?

Aunque no todo el mundo lo recomienda, los últimos estudios han demostrado que los probióticos son muy beneficiosos sobre la flora intestinal. Eso significa que pueden ser de gran ayuda para prevenir o reducir los síntomas de la diarrea provocada por los antibióticos.

Eso sí, hay que recordar que no todas las variedades de probióticos ofrecen los mismos resultados. Por ese motivo, se recomienda elegir la opción que mejor encaje con las necesidades de cada persona. Teniendo en cuenta la opinión de los expertos, lo mejor suele ser optar por los probióticos con Lactobacillus rhamnosus y Saccharomyces boulardii. Esas bacterias son las que mejores resultados han dado cuando una persona sufre una diarrea provocada por la toma anterior de un medicamento.

LEER TAMBIÉN  13 alimentos prohibidos para el intestino irritable

Para evitar problemas, los expertos suelen recomendar no tomar ambas cosas a la vez. Esto significa que se recomienda dejar un periodo de dos horas entre una cosa y otra. De esa manera, ninguna de las dos cosas se interfiere y en consecuencia es más fácil conseguir los objetivos marcados.

Pero lo que está claro es que el medicamento y el probiótico no se deben tomar a la ligera. Siempre debes consultar con tu médico para que te diga si vas a tomar una buena decisión o no. Comentamos esto porque no todos los antibióticos son iguales y en ocasiones la unión de ambos puede que no sea una buena idea.

En conclusión, podemos decir que los antibióticos pueden ser tomados con los probióticos para reducir el riesgo de diarrea. Pero antes de realizar la combinación de ambos productos es mejor consultar con el médico para garantizar que no vamos a sufrir efectos secundarios. No suele dar problemas, pero es mejor prevenir que curar.