9 alimentos prohibidos para dietas de triglicéridos altos

La hipertrigliceridemia es una alteración consistente en la presencia de una concentración de triglicéridos en la sangre superior a 150 mg/dl.

Los triglicéridos son la principal forma de grasa que tenemos en el organismo. Estos aumentan en nuestro cuerpo si existe un exceso de calorías ingeridas. Cuando hay un consumo elevado de grasas, azúcares o alcohol, el hígado transforma ese excedente calórico en triglicéridos para poderlos almacenar y usarlos como energía posteriormente.

Generalmente la hipertrigliceridemia no ocasiona síntomas, por lo que, si no se realizan analíticas de sangre de forma regular, puede pasar desapercibida. Sin embargo, las complicaciones que pueden producirse por una hipertrigliceridemia son: hipercolesterolemia, enfermedad cardiovascular, esteatosis hepática o hígado graso y pancreatitis aguda.

Las principales causas de hipertrigliceridemia, dejando de lado el factor hereditario, son factores que pueden ser modificados, como el sedentarismo y la mala alimentación. Además, existen otras condiciones que también pueden aumentar los niveles de triglicéridos como la obesidad, la diabetes, el hipotiroidismo, la insuficiencia renal crónica, las hepatopatías, el embarazo o el uso regular de algunos fármacos, entre otros.

De este modo, para disminuir los triglicéridos es preciso seguir una alimentación saludable evitando el consumo de ciertos alimentos perjudiciales:

Carnes grasas

El consumo de carne no es muy indicado para casos de triglicéridos altos, especialmente la de casquería, que es la parte del cuerpo de los animales que más grasa contiene. 

Asimismo, la carne roja debe ser sustituida por las carnes magras, de aves, y comerse sin piel. Tampoco es saludable carne procesada como la de las hamburguesas, a menos que contenga más del 90% de carne entre sus ingredientes.

Embutido

Los productos de charcutería tienen mucha grasa y su consumo ha de ser reducido. Se trata de alimentos procesados que dejan de ser naturales por su elaboración.

La mortadela, el salchichón, el chorizo, el salami, el lomo, el foie gras y los patés, entrarían dentro de los alimentos a evitar. Como productos menos grasos, se encuentran la pechuga de pavo o el jamón cocido.

Productos lácteos enteros

Productos lácteos ricos en grasa, como la leche entera, la mantequilla y la crema, deben eliminarse de las dietas para triglicéridos altos.

LEER TAMBIÉN  12 alimentos prohibidos para el ácido úrico

La leche, los yogures y sus derivados lácticos han de sustituirse por desnatados, vigilando siempre que no lleven demasiado azúcar. Una buena alternativa son los productos vegetales, elaborados con soja, almendras o avena.

Respecto a los quesos y dada su variedad, se recomienda evitar aquellos que han sido sometidos a un mayor proceso de curación y los de untar, como el brie, o el parmesano. Estos quesos son los más grasos. Sin embargo, el queso fresco, sobre todo el de oveja, puede seguir consumiéndose con moderación.

Azúcares simples

Se deben evitar los azúcares simples, pues todos ellos aumentan la producción en el hígado de triglicéridos e incrementan el número máximo de ingesta de calorías diario recomendado. El azúcar, las bebidas azucaradas, los dulces y helados deben ser excluidos en la alimentación de una persona con problemas de triglicéridos.

También es conveniente eliminar de la dieta alimentos azucarados como la mermelada o la miel que, aunque sean muy naturales, tienen un alto contenido de glucosa.

Fritos

Todas aquellas comidas que estén pasadas por aceite son perjudiciales para nuestra salud y no solo en el caso de padecer de triglicéridos altos. Por este motivo, lo más recomendable es cocinar a la plancha o al vapor.

Además de la grasa que aportan, los fritos suelen estar rebozados en harina, lo cual aumenta el número de calorías del alimento. La alta densidad energética de los mismos hace que, consumirlos de manera frecuente, aumente el riesgo de desarrollar obesidad, exceso de grasa corporal y hasta ciertos tipos de cánceres.

El aceite de oliva virgen extra está recomendado para usar como condimento y alternativa a los aceites vegetales, pues ayuda a mantener elevados los niveles de colesterol bueno (HDL) y bajos los perjudiciales (LDL).

Alimentos ultraprocesados

Los precocinados tienen muchas grasas y azúcares. Hay muchos productos que están preparados con aceites vegetales ricos grasa saturada. Además, bajo la denominación “aceites parcialmente hidrogenados” se abarcan los grasos trans, que aumentan las concentraciones de triglicéridos malos y, a su vez, disminuyen los de colesterol bueno.

Las grasas trans son habituales en los aperitivos, bollería, alimentos congelados precocinados y en algunas margarinas.

Alcohol

Una copa de una bebida alcohólica es suficiente para elevar los niveles de triglicéridos. Además, las bebidas con alcohol tienen un gran porcentaje de azúcar y de grasas. 

LEER TAMBIÉN  12 alimentos prohibidos para el bocio

Eliminarlos de las dietas para pacientes con triglicéridos altos es lo recomendado para que los niveles de colesterol no aumenten.

Harinas refinadas

El arroz blanco, el pan y la pasta están hechos con harina blanca y aumentan los triglicéridos. Las harinas refinadas son rápidamente absorbidas en el sistema digestivo y se convierten en azúcar en el cuerpo y su exceso, a su vez, se transforma en triglicéridos.

Para evitarlo, en su lugar, se recomienda consumir granos enteros como pasta de trigo integral, arroz integral, quinoa, cebada, avena y mijo integrales. Los granos enteros integrales ayudan a prevenir la absorción del colesterol malo y disminuir los niveles de triglicéridos. Asimismo, la fibra ralentiza la absorción de azúcar por el cuerpo evitando un aumento de la acumulación de grasa.

Marisco

Algunos tipos de crustáceos tienen muchas grasas, como los langostinos o las gambas. Aunque aportan muchos beneficios para la salud, su consumo no debe ser excesivo. Sin embargo, hay otras opciones menos grasas y con gran aporte de proteínas, como los mejillones.

Consumir pescado varias veces por semana puede ser también una buena alternativa, dado que las grasas que poseen contribuyen a bajar los triglicéridos.