10 alimentos prohibidos para el vértigo

Qué es el vértigo

Es una sensación de que todo a tu alrededor gira a cierta velocidad, por lo que se tiene la percepción de que se cae al vacío. Suele estar acompañado de náuseas, la pérdida del equilibrio y sensación de que la persona va a desmayarse.

El vértigo puede ser de dos tipos, según el lugar donde se origen las perturbaciones que afectan el equilibrio:

Vértigo periférico

En este caso se ve afectada la zona del oído interno que controla el equilibrio del cuerpo, que se conoce como sistema vestibular. También puede verse afectado el nervio vestibular que mantiene la conexión entre el tronco encefálico y el oído interno.

Las causas de este tipo de vértigo suelen ser los movimientos bruscos que afectan al oído medio que generan vértigo postural benigno. También el oído interno se puede afectar por el consumo de medicamentos como antibióticos aminoglucósidos y otros.

Igualmente, puede ocurrir vértigo periférico por traumatismos craneales, inflamación del nervio vestibular o presión de este por tumores generalmente benignos. Otras causas son la enfermedad de Meniére y la laberintis (irritación e hinchazón del oído medio).

Vértigo central

Es causado por un problema en el cerebro, por lo general asociado al tronco encefálico o al cerebelo, que se ubica en el parte posterior del cerebro. Este puede tener una aparición más lenta y tener síntomas un poco más leves que el periférico.

Este tipo de vértigo es ocasionado por enfermedades vasculares, la esclerosis múltiple, accidentes cerebro vasculares y presencia de tumores benignos o malignos. Otros motivos son la migraña vestibular, consumo de algunos medicamentos anticonvulsivos y raramente por convulsiones.

El vértigo presenta una diversidad de síntomas muy características, además de otros que son menos comunes:

  • Su principal síntoma es sentir que la habitación en la que te encuentras gira y que los objetos se mueven. Además, se pierde la estabilidad y se sufre de náuseas, sudoración, palidez y vómitos.
  • Es posible percibir ruidos en el interior de los oídos conocido como tinnitus, sensación de tener los oídos tapados o pérdida de la audición.
  • Movimientos repetidos, rápidos e involuntarios de los ojos (nistagmo) en distintas direcciones.
  • En ocasiones se puede tener intolerancia al ruido, caídas bruscas por falta de equilibrio o mareos en espacios abiertos.
LEER TAMBIÉN  9 alimentos prohibidos para fisuras anales

Características de una dieta para el vértigo

El vértigo se produce por cambios de la irrigación sanguínea hacia el cerebelo o el oído interno a través de las arterias vertebrales. Si ocurre una obstrucción de alguna de estas arterias, generalmente en la zona de la segunda y primera vértebra cervical, la irrigación se ve afectada.

Muchas veces se producen movimientos involuntarios en la nuca, que pueden llevar a presionar  las arterias en esta zona. Una de las razones para esto es que la vesícula biliar se altere o irrite y provoca la tensión en los músculos en la zona de la nuca.

Igualmente, conviene mantener bajos los niveles de azúcar y sal en la sangre, para favorecer la circulación. Cuando se tiene tendencia a los vértigos, es importante seguir una dieta que evite la irritación de la vesícula y mejore la circulación.

Lo primero que debes hacer es reducir el consumo de sal y alimentos procesados que sean ricos en sodio. Igualmente, evita aquellos alimentos que contengan glutamato monosódico, que se utiliza como un potenciador del sabor.

Lleva una dieta rica en frutas y verduras y prefiere el consumo de carnes blancas y magras, reduciendo al máximo los embutidos y las carnes rojas. Tampoco consumas enlatados ni alimentos procesados ricos en azúcares o frituras que tienen niveles altos de grasas trans.

Evita el consumo de los cítricos porque suelen causar irritación en la vesícula biliar así como el chocolate y el té. Ten especial cuidado con cualquier bebida que contenga cafeína, como el café y los refrescos de cola, porque pueden empeorar los síntomas del vértigo.

Es conveniente que realices de cuatro a seis comidas al día, con porciones pequeñas, a fin de digerir mejor los azúcares y el sodio. Por otra parte, debes mantenerte bien hidratado e ingerir al menos dos litros de agua al día.

Por otra parte, reduce el consumo de alcohol y no fumes porque esto puede acentuar los síntomas del vértigo. Además, haz ejercicio moderado y trata de reducir los niveles de estrés que también pueden afectar el funcionamiento de la vesícula.

Debido a que algunas causas relacionadas con el vértigo pueden ser evitadas mediante la alimentación, es crucial conocer qué alimentos influyen en la aparición de ciertos tipos de vértigo.

10 alimentos que provocan vértigo

Sal

La cantidad de sal que incluye en las comidas debe ser medida. No solo la que pone en la mesa, sino la que lleva el alimento o la que se añade durante su preparación. En pacientes con la enfermedad de Ménière esto es especialmente importante, siendo de las primeras recomendaciones ofrecidas al inicio del tratamiento.

LEER TAMBIÉN  9 alimentos prohibidos en la lactancia

El sodio es un elemento químico fundamental para controlar la presión arterial y el volumen de sangre. En pacientes con vértigo es recomendable bajar la ingesta diaria para prevenir la retención de líquidos. 

Ultraprocesados

Leer la información nutricional en los envases de productos como bebidas gaseosas, comidas precocinadas y condimentos es fundamental para las personas con vértigo. Muchos de estos alimentos llevan grandes cantidades de sal y pueden producir un exceso de sodio en el cuerpo.

Cafeína

El consumo de bebidas con cafeína debe reducirse, el café, los refrescos energizantes, el chocolate y el café son algunos de los productos cuyo consumo debe ser limitado.

La cafeína es diurética, por lo que puede producir una excesiva pérdida de líquidos por la orina. También tiene propiedades estimulantes que pueden agravar la sintomatología.

Alcohol

El alcohol tampoco sería recomendado para pacientes con vértigo. Se debe limitar la ingestión de alcohol a un vaso de cerveza o vino por día, pues el consumo de alcohol ocasiona deshidratación. Al deshidratarse no solamente se pierde agua, sino minerales que pueden producir calambres, mareos, fatigas y cansancio. El alcohol, además, puede inducir a migraña, empeorando el vértigo.

Azúcares refinados

El azúcar refinado se metaboliza rápidamente y, en este proceso, se invierten grandes cantidades de energía destinadas a otras actividades. Es cierto que puede dar un impulso energético en momentos de mareo, incluso ser positivo para disminuir los síntomas, pero desestabilizar el cuerpo cuando no existen problemas puede provocar el efecto contrario

Por ello, se recomienda incluir azúcares presentes naturalmente en la dieta, como los de la fruta, y evitar consumir bollería y dulces. Estos azúcares de absorción lenta, además, previenen de ataques de migraña, desencadenante también de cierto tipo de vértigo.

Glutamato monosódico

El glutamato monosódico (MSG) es una sal que se usa como condimento para potenciar el sabor de los alimentos. Las personas intolerantes a esta sustancia pueden empeorar sus mareos, migrañas y tener náuseas o vómitos, entre otros síntomas.

Es recomendable revisar la etiqueta nutricional de los alimentos si ocurre alguna de estas reacciones. 

Plátanos y cítricos

En el caso de las personas que sufren migrañas, hay alimentos como los plátanos o los cítricos que pueden contribuir a incrementar el vértigo. Los alimentos afectan a las personas con migrañas de manera diferente, así que las recomendaciones son las de comer pequeñas porciones para analizar los efectos y evitar solamente aquellos que son causantes de problemas. 

LEER TAMBIÉN  10 alimentos prohibidos después de una operación de vesícula

Fritos

Como se especificaba anteriormente, el sodio es necesario para el organismo pero un exceso puede ser nocivo. Muchos alimentos fritos llevan grandes dosis de sal, lo que puede desembocar en sensación de mareo. Patatas, pescados y otros alimentos fritos deben limitarse en la dieta de los pacientes con vértigo.

Lácteos

Algunas personas, debido a la cantidad de azúcar presente en ciertos productos lácteos, ven incrementadas sus migrañas. La lactosa (azúcar de la leche) está incluida en dos grandes categorías de alimentos: los productos lácteos y los alimentos con aditivos (salsas, tostadas, pan, caramelos, mermeladas). Por ello, se recomienda reducir el consumo de estos alimentos.

El chocolate con leche, la leche condensada y el helado de leche son los que más contenido poseen, incluso más que la leche entera, y los primeros en ser eliminados de las dietas de pacientes con vértigos por migraña.

Carnes procesadas

La tiramina y la histamina están presentes en las carnes procesadas y ambas se relacionan con episodios de migraña. Además, el consumo de carnes procesadas tampoco es beneficioso por la cantidad de sodio que llevan.

Hamburguesas, salchichas, salami, tocino, chorizo son algunos de los alimentos de los que se recomienda reducir el consumo en pacientes con vértigo.