¿Cómo sembrar lechugas en un huerto urbano?

¿Quieres tener tu propio huerto en casa? No tienes que tener un gran terreno para cultivar, sino que con un poco de espacio como una maceta será más que suficiente. Hoy te vamos a mostrar lo fácil que es sembrar lechugas en casa.

Las lechugas es un alimento que se come en todas las casas y que es muy fácil de cultivar. La ventaja de optar por este cultivo frente a otros es que no necesita de apenas espacio, es fácil de cuidar y lo más importante, la producción se consigue en plazos muy cortos. Ya son muchas las personas que han dado el paso y tú puedes disfrutar plantando y comiendo lechugas en casa.

¿Qué se necesita para cultivar lechugas en casa?

Gracias a los expertos en jardinería de Jardinizados, hemos podido saber que hacen falta muy pocas cosas para cultivar nuestras lechugas en casa.

En primer lugar, se necesita un pequeño espacio donde realizar el cultivo. Como las lechugas no crecen demasiado, no tiene por qué ser grande. Todo dependerá del número de unidades que quieras sacar adelante.

Se necesita sustrato con el cual la lechuga pueda obtener la energía que necesita para desarrollarse. Cuidado, en el mercado hay muchos tipos de sustratos. Los expertos en jardinería nos comentan que siempre que sea posible hay que optar por el sustrato que tenga una buena porosidad. Así se consigue que la circulación del aire sea la adecuada y que la raíces puedan recoger mejor el agua y los nutrientes. Eso hace que el desarrollo de la planta sea más fácil y rápido.

Es fundamental contar con un sistema de riego. El sistema de goteo es el más efectivo para este tipo de plantación. Pero si vas a crear un pequeño huerto y no te quieres complicar la vida, con una regadera será más que suficiente. Eso sí, te tendrás que preocupar todos los días de aportar el riego necesario.

Finalmente, debes optar por comprar semillas de calidad para poder disfrutar de unas buenas lechugas. Las semillas de lechuga mantecosa pueden ser una buena opción para cualquier época del año. Si no te convence, puede ser una opción para las semillas de lechuga romana en sus diferentes variedades o Batavia.

LEER TAMBIÉN  12 alimentos prohibidos para hipertensos

Pasos para sembrar las semillas en el huerto urbano

La siembra se puede realizar directamente en la tierra si solo vas a plantar pocas unidades o a través de un semillero. Si optas por la plantación directa, piensa que debe haber una distancia de unos 30 cm entre las lechugas. Así se podrán desarrollar sin problemas. Si la siembra la realizas en semillero, el trasplante lo tendrás que realizar cuando la lechuga tenga unas cuatro hojas.

A la hora de elegir semillero, puedes optar por dos variedades:

Semilleros de turba: es una de las opciones más cómodas en estos momentos. No hay que aportar sustrato, sino que solo hay que tener las pastillas mojas y la planta se desarrollará sin problemas.

Semilleros biodegradables: se fabrican a base de materiales biodegradables. Eso hace que, con el riego y el paso de los días, el material va desapareciendo. Eso evita tener que sacar la planta de un sitio determinado, es decir, el trasplante es mucho más sencillo. Además, se ha demostrado que la planta sufre mucho menos con esta opción.

Ahora es el momento de realizar la siembra. Y para conseguirlo hay que seguir los siguientes pasos:

  • Buscar un lugar iluminado: para que el desarrollo de la lechuga sea más rápido, se recomienda posicionar el pequeño huerto en una zona iluminada. Si es al aire libre, mejor. Si la siembra se realiza en invierno, en casa se desarrollarán fácilmente, siempre y cuando se pongan cerca de la ventana.
  • Colocar sustrato: siempre se debe usar un sustrato de calidad para que la planta pueda tener todo lo necesario para crecer.
  • Siembra: se deben enterrar a una profundidad de dos veces su diámetro. No las pongas demasiado enterradas o puede que no salgan o tarden mucho.
  • Riego: es una planta que necesita de bastante humedad para crecer correctamente. Debes controlar los riegos, sobre todo cuando la planta se está desarrollando. Hasta que la planta no salga a la luz, se recomienda regar con un pulverizador. Así se evita que las semillas se puedan ver arrastradas.
  • Aclareo: cuando germinen las semillas, si notas que salen todas juntas, tendrás que realizar un aclarado. Recuerda, es fundamental que haya unos 30 cm entre planta y planta para que el desarrollo sea el adecuado.
LEER TAMBIÉN  10 alimentos prohibidos para el estreñimiento

¿Cuándo se recogen las lechugas?

La cosecha la podrás realizar cuando veas que la planta tiene el tamaño adecuado. Se ve a simple vista, pero para que te hagas a la idea, la cosecha se suele dar a los dos meses desde la siembra.

Si no quieres mucha lechuga de golpe, también puedes optar por la cosecha continua. Solo tendrías que cortar las hojas necesarias y así la planta seguiría creciendo. Eso sí, solo es posible con lechugas adecuadas. Una opción puede ser la lechuga de hoja de roble.

¿Puedo cultivar lechugas con otras hortalizas?

La respuesta es sí, se puede realizar la cosecha de lechugas junto a otras hortalizas para tener así un huerto más variado. Lo importante es tener en cuenta las distancias entre las plantas para que se puedan desarrollar fácilmente.

Puede ser una buena opción combinar el huerto con ajo, cebolla, pepino, col, rábano, tomate, zanahoria, espinacas… hay muchas opciones entre las que elegir. Eso sí, los cuidados de todas las plantas no son los mismos. Tenlo en cuenta y así podrás disfrutar de un huerto urbano muy bueno.

Lo que sí te puedo decir es que el cultivo es sencillo, entretenido y la calidad de las hortalizas cosechadas será muy buena. Eso hace que la gran mayoría de agricultores urbanos decidan seguir con su huerto urbano para seguir cosechando. Recuerda, los niños también pueden ayudar en el huerto. Así tendrán más ilusión en comer lo cosechado. Es una manera interesante para que los peques puedan comer hortalizas y no hacerle ascos.