Tipos de té y para qué sirven

Aunque en nuestro país no hay mucha costumbre de té y podríamos decir que somos un país más bien “cafetero” es cierto que en los últimos años la cantidad de gente que se ha empezado a interesar por esta bebida tan refinada ha aumentado considerablemente.

Si tú también quieres pasarte al té, pero no sabes por dónde empezar te recomendamos que continúes leyendo esta guía sobre la escala cromática del té para que puedas hacerte una idea de cuáles son sus beneficios o a qué hora deberías tomar cada uno.

Té negro

Lo primero que debemos saber es que el té contiene una sustancia denominada teína que es un estimulante, podríamos decir que se trata del equivalente a la cafeína del café o los refrescos, pero es mucho más suave. Es por esto que mucha gente considera que el té es mucho más saludable que el café, porque este estimulante se extrae de una planta completamente diferente de la que se extrae el café y por tanto el cuerpo lo absorbe de manera diferente.

¿Y qué tiene que ver todo esto con el té negro? El té negro es el tipo de té que más cantidad de teína contiene debido a su grado de oxidación del 100%. Por lo que su horario recomendado de ingesta es por la mañana. Se trata del té en el que se basan la mayoría de tés aromatizados por lo que, si no te has adentrado en el mundo del té y quieres sabores del estilo del té sabor a caramelo o sabor chocolate seguramente, si te fijas, la base de estos sea el té negro. Así mismo, se trata del té que forma parte del té chai.

En cuanto a sus beneficios diversos estudios destacan que puede ayudar a prevenir la aparición de colesterol en sangre y que protege el esmalte de nuestros dientes contra las caries. Además, es un muy buen digestivo a tomar previamente a las comidas, ya que de alguna manera prepara el organismo antes de una comida y favorece la concentración y la memoria.  

Té rojo

El té rojo es el té más utilizado en China, se trata de uno de los tés con mayor cantidad de teína tras el té negro sin embargo su sabor es muchísimo más dulce que el del resto de sus compañeros.

LEER TAMBIÉN  10 alimentos prohibidos para divertículos

Se trata de uno de los tés que no solo cuida de ti físicamente sino también mentalmente porque, aunque la mayoría de sus beneficios son diuréticos, desintoxicantes y evitan la retención de líquidos también tiene la capacidad de activar tu sistema nervioso hasta el punto de que te mejora el humor y se recomienda como antidepresivo natural.

Además, cuenta con múltiples beneficios en cuanto a digestión y pérdida de grasa a la vez que es muy recomendable para aquellas personas que cuenten con problemas de azúcar en sangre o diabetes.

Este tipo de té, al igual que su compañero el té negro, no es recomendable tomarlo a partir de media mañana por su gran capacidad estimulante.

Té verde

Ya te habrás ido dando cuenta de que la escala cromática de los tés es bastante similar a los colores de un semáforo o la clasificación de unas pistas de esquí, pero basándonos en la cantidad de teína que contiene cada uno.

Entres sus múltiples beneficios encontramos que es un buen previsor del cáncer y un buen desatascador de arterias. Así mismo es uno de los más recomendados si lo que deseamos es un efecto quemagrasas y depurativo. Todo esto lo convierte en una muy buena opción para evitar riesgos de infarto y colesterol.

El té verde contiene teína, sí, pero en menor cantidad que los dos nombrados anteriormente lo que lo hace un buen té para tomar en la sobremesa de una comida.

Té blanco

Seguramente de entre todos los tés sea el que menos reconozcas porque siempre ha sido un gran desconocido en comparación con sus hermanos. Sin embargo, se trata de uno de los tés que más deberían explotar las farmacéuticas interesadas en la belleza, puesto que sus propiedades antioxidantes lo convierten en una especie de pócima anti envejecimiento.

Este té comparte muchos de sus beneficios con el té verde y está comenzando a quitarle terreno debido a que en muchas ocasiones no solo cuenta con los mismos beneficios, sino que lo supera en cantidad de concentración.  Además, diversos estudios aprueban que el té blanco es uno de los tés que mejor previene el cáncer.

Como habrás podido intuir, se trata de uno de los tés con menor cantidad de teína, aunque no está libre de ella por lo que si eres una persona sin ningún problema para conciliar el sueño este té puede ser tu compañero de meriendas, pero si, por otro lado, el insomnio se apodera de ti por las noches huye de tomar cualquiera de los anteriores más allá de media mañana.

LEER TAMBIÉN  11 alimentos prohibidos para los perros

Rooibos

El descubrimiento y universalización de este tipo de tés ha sido todo un hito para los que somos adictos a estas infusiones porque no contiene nada de teína, pero guarda absolutamente todo el sabor del té. En otras palabras, el roibbos es el té “descafeinado”. Por lo que, si ya pensabas que por tener problemas de insomnio no ibas a poder disfrutar de ninguno de los beneficios del té, estabas completamente equivocado. Tanto es así que puede ser consumible por niños o incluso en sustitución al típico vasito de leche de antes de irnos a acostar.

Los beneficios del té rooibbos son muy amplios. Se trata de un té que carece completamente de calorías por lo que puede estar muy bien para dietas en las que se controle la ingesta de calorías. Además, cuenta con poderes antioxidantes que ayudan a prevenir la aparición de cáncer y es un gran digestivo.

Cabe tener en cuenta que se ha comprobado que este tipo de tés aumentan la cantidad de estrógenos en el cuerpo por lo que puede ayudar a aquellas mujeres que deseen quedarse embarazadas. Por otro lado, si sufres algún tipo de problema hormonal es mejor que consultes a tu médico si en tu caso es recomendable tomar este tipo de bebida o por el contrario te lo desaconseja.

Como ya has podido comprobar el té cuenta con muchísimos beneficios que deberíamos tener en cuenta, ya que en muchas ocasiones se trata de una bebida que nos permite elegir cómo podemos ayudar a nuestro cuerpo, es decir, de alguna manera el té y sus variedades nos permite elegir qué variedad nos aporta más beneficios de una forma más personalizada.